98 años de silencio

por vickenk92

Este miércoles 24 de abril del presente año se conmemoran los 98 años de un genocidio olvidado por la historia. Este día representa la exigencia de justicia, memoria y reconocimiento del primer genocidio del siglo XX, el genocidio armenio.

Todo empezó a finales del siglo XIX, cuando el Sultán Abdul Hamid II, mejor conocido como el Sultán Rojo por la sangre derramada bajo su mandato; decide masacrar a 300 000  individuos. El argumento fue el de homogenizar a la población otomana a través del exterminio de la población cristiana, la población armenia. Justamente, las masacres se dieron a causa de la intolerancia de los musulmanes turcos fundamentalistas, pues no aceptaban la presencia del cristianismo (inclusive cuando esta población  llevaba más de un milenio viviendo en el área de la Anatolia). Lamentablemente, este fue solo el comienzo.

A principios del siglo pasado en 1909, el movimiento político en contra del califato nació a las afueras de Estambul. Se trataba de los Jóvenes Turcos. La población armenia, ilusamente, se esperanzó en dicho movimiento para así poner un alto a las atrocidades cometidas por el Sultán. Por ello, en los Jóvenes Turcos se concentró el apoyo de los armenios.

Pocos años después en 1913, los Jóvenes Turcos lanzan un Golpe de Estado y así el líder Taleat se adjudica el poder. Sucesivamente se pone en marcha la estrategia de exterminio de los “disidentes”,  la causa de las patologías del Imperio Otomano. Para ellos, los disidentes eran los armenios (los mismos que los apoyaron antes de entrar al poder), pues se les culpó de estar “aliados” con los rusos que atacaban por el este. Tras la entrada a la Primera Guerra Mundial en 1915 por parte del Imperio Otomano, y estando los ojos del mundo puestos en las trincheras europeas de l’Alsace-Lorraine; los Jóvenes Turcos llevarían a cabo un genocidio que culminará en la muerte de más de 1 500 000 armenios a las espaldas del mundo entero. Irónicamente, el Estado de los Jóvenes Turcos mutiló a una población que demostró apoyo antes de la entrada al poder: traición, mentira e injusticia en su máximo esplendor.

Primero se arrestaron, exiliaron y aniquilaron a los representantes de mayor importancia y los intelectuales armenios. Luego, todos los hombres y jóvenes armenios fueron obligados a formar parte de las tropas otomanas, donde serían engañados, desarmados y fusilados. Así, las tropas otomanas se encargaron de invadir las ciudades como Kars, Zeitun o Van, donde estaban los niños, mujeres y ancianos, la población más vulnerable. Los que no fueron asesinados o crucificados en las calles, fueron sacados de sus casas y deportados a los desiertos de Siria, donde morirían lentamente de sed,  hambre, cansancio o por una simple bala en la cabeza.

La población armenia fue testigo de una de las  masacres más grandes del siglo XX. Peor aún, de la negación de dichas masacres, una de las peores en la historia de la humanidad.

Efectivamente, tras 98 años de conmemoración del genocidio armenio, el Estado Turco se niega hoy en día, a aceptar y reconocer las atrocidades cometidas por sus antepasados otomanos. Numerosos Estados han reconocido el genocidio armenio e incluso presidentes como el ex mandatario francés Nicolás Sarkozy han puesto en marcha leyes en contra de la negación del genocidio armenio, pero todo sigue igual: los turcos argumentan mintiendo. Aseguran que las muertes de armenios se dieron durante la guerra civil y que nunca se dictó un exterminio tal cual.

El Estado turco se encuentra ante una situación deplorable, donde su negacionismo y su veneración insensata al pasado otomano, le cierran las puertas para entrar a la Unión Europea.

En cuanto a la población armenia, hoy es una identidad transnacional. Esto se debe a que los sobrevivientes al genocidio migraron a distintos lugares del mundo como Líbano, Francia, Estados Unidos o Argentina; creando una diáspora armenia que cuenta con más de 10 millones de personas alrededor del mundo (mientras que la República de Armenia cuenta con menos de 4 millones de personas). La población armenia es hoy, un ejemplo de resistencia y supervivencia, que recuerda y lucha por el reconocimiento de sus antepasados incluso cuando la historia misma los olvida.

photochristianbodies

we remeber

¡El genocidio armenio no se olvida, se exige justicia, respeto y dignidad para todos los armenios asesinados por los turcos!

Si desean apoyar a la causa armenia y saber más del tema les dejo este enlace: http://www.armenian-genocide.org/

Alexi Vicken Kayayan Alvarado

Anuncios